Questions? Feedback? powered by Olark live chat software

miércoles, 4 de abril de 2012

CAMILA QUIERE CAMBIAR EL MUNDO


En la foto, a la izquierda Karol Cariola, secretaria general de las Juventudes Comunistas (JJCC) de Chile y Camila Vallejo, miembro del Ejecutivo, en la sede del Secretariado Nacional de la Federación Estudiantil Universitaria (FEU). La joven chilena que tomó las calles en reclamo de una educación gratuita y de calidad, visita Cuba con motivo del 50 Aniversario de la UJC…
Lídice Valenzuela
Cuando se observan las fotos de Camila Vallejo poco permite presumir la fortaleza de cuerpo y espíritu de esta muchacha chilena que mantuvo en jaque durante más de un año al gobierno conservador de Sebastián Piñera, una tarea que no abandona mientras haya un solo punto de reivindicación a favor de los de menos recursos de su país.
Vallejo, egresada de geografía, imagen internacional de la lucha de la juventud chilena en reclamo de sus derechos contra el sistema neoliberal, llega este lunes a Cuba invitada por la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC) para participar en los festejos por el 50 aniversario de la fundación de esa organización política, el próximo jueves.
Actual vicepresidenta de la Federación Estudiantil de Chile, ella demostró un carisma y una responsabilidad tal que al reclamo del sector estudiantil y sus profesores — en lo que ha sido llamado un renacer del espíritu rebelde del pueblo chileno aplastado por la dictadura de Augusto Pinochet —, sumó a las protestas a decenas de organizaciones políticas, sociales, sindicales, en las que priman generaciones de mayor edad.
Esta unidad que se expresó en Chile produjo una conmoción nacional que dura hasta hoy, si se consideran los recientes sucesos en la región austral de Aysén, en reclamo de exigencias para mejorar su calidad de vida — a las cuales el gobierno de Piñera tuvo que acceder- las posibles manifestaciones en la zona de Magallanes por exigencias similares, y nuevas movilizaciones estudiantiles a partir de este mes.
GÉNESIS DE LAS NUEVAS PROTESTAS
Estos nuevos brotes de protestas populares tienen sus génesis en las manifestaciones de los jóvenes de nivel secundario y universitario, quienes durante casi ocho meses consecutivos exigieron la eliminación del pago de matrícula —subvencionada y luego de la graduación pagada al Estado por los nuevos profesionales — y clases de mayor calidad en los centros públicos.
Incluso en días pasados, cuando la situación en la lejana Aysén estaba en su punto más caliente, la juventud volvió a manifestarse en solidaridad con quienes, aislados en la Patagonia, reclamaban, entre otras medidas, la reducción de los precios de los combustibles, y servicios de salud y educación.
En ese panorama fue que se conoció y destacó la figura de Camila Vallejo, nacida en Santiago el 28 de abril de 1988, hija de dos miembros del Partido Comunista, militante ella de las Juventudes Comunistas de Chile. Resultó, en su paso como presidenta de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile (FECh) entre 2010 y 2011 -la segunda mujer en ocupar tal cargo.
PODEMOS CAMBIAR EL MUNDO
La actual vicepresidenta de la Federación refirió en la presentación de su libro “Podemos cambiar el mundo” que la lucha en Chile no se restringe sólo al sector estudiantil, ya que de manera equivocada, dijo, las generaciones previas consideran que ahora el peso recae sobre ellos, lo cual es un error de concepto político.
De ahí que su libro — que recoge artículos y discursos de la joven dirigente — tenga ese título, pues de lo que se trata es de involucrar a todos los sectores sociales y políticos en la lucha contra la derecha, una lucha que, precisó, es colectiva y supera cualquier liderazgo personal.
La lucha estudiantil, de la cual es figura paradigmática, tanto en su país como en el exterior, será retomada este año bajo nuevas formas, este mes, tras un proceso de reflexión en el que definiremos nuestros objetivos políticos y formas de movilización, según afirmó Vallejo en fecha reciente.
En realidad, aunque el Ejecutivo aumentó el presupuesto para la educación este año, con su consecuente alza en ayudas y becas para el 40 por ciento de los estudiantes más pobres, ni el movimiento estudiantil ni los partidos de centro izquierda estuvieron de acuerdo y prometieron retomar la batalla para que todos los necesitados sean incluidos en la medida.
En los últimos meses, los jóvenes exigen una reforma tributaria, que incida sobre las personas adineradas para poder sufragar los gastos de la Educación, mientras el gobierno se muestra cauteloso al temer la pérdida de apoyo de la oligarquía interna.
Camila Vallejo ha ido más lejos en sus últimas declaraciones. La ex vocera de la Confederación de Estudiantes de Chile precisó que el movimiento estudiantil debe poseer lo que calificó de vocación de poder para lograr que se cumplan sus reclamos transformaciones económicas y políticas de fondo. O lo que es igual: sacar a la derecha y su sistema neoliberal del poder.
Aclamada en las naciones adonde llevó su palabra para explicar las nuevas condiciones políticas de Chile y las batallas libradas por la nueva generación de esa nación que no vivieron bajo el régimen de Pinochet, la dirigente fue designada entre las 100 personas más influentes del año 2011 por el periódico español El país, y el 78 por ciento de los lectores de The Guardían, del Reino Unido la escogieron como “la persona del año” en la misma fecha.
CAMILA EN LA HABANA
La población cubana conocerá de primera mano a esta joven política chilena que durante casi un año ocupó amplios espacios en la prensa nacional, que la vio al frente de las manifestaciones, azotada por la lluvia y las bajas temperaturas.
Ella viaja acompañada por la secretaria general de las Juventudes Comunistas de Chile, Karol Cariola y el dirigente Luis Lobos quienes, declararon, enfocarán su visita, en lo esencial, sostener encuentros con estudiantes cubanos.
Según el programa oficial, la líder juvenil chilena expondrá en seis presentaciones en la Universidad de La Habana acerca de la situación política en su austral nación, las movilizaciones del período 2010-2011, y el renacer y fortalecimiento de las agrupaciones sociales.
Se prevé que en sus intervenciones públicas también explique el contenido de los títulos “Podemos cambiar el mundo” —presentada en enero último en Santiago – y “Ser joven comunista, cinco textos para la juventud chilena”, en el cual se presenta el pensamiento político de figuras esenciales en la historia de Chile, como el ex presidente Salvador Allende, la dirigente comunista Gladys Marín y el poeta Pablo Neruda.
La visita de Camila Vallejo será un momento importante de las celebraciones por las cinco décadas de funcionamiento de la Unión de Jóvenes Comunistas de Cuba, organización cuyos miembros han trabajado durante ese tiempo, junto a la generación histórica de la Revolución, en la construcción de la sociedad que, justamente, reclaman los jóvenes latinoamericanos, entre ellos los chilenos.
Tomado de Cubahora
PERFIL DE CAMILA
Camila Vallejo, hoy con 23 años, y que lucha por una causa: una educación pública y de calidad, se ha convertido en un símbolo de la lucha por la resistencia estudiantil.
Esta mujer lleva en sí todo el reto de liderar el movimiento de los estudiantes que mantiene en jaque al gobierno de Sebastián Piñera, capaz de movilizar a miles de personas en multitudinarias marchas por el centro de Santiago de Chile.
Egresada de Geografía y presidenta de la Federación de Estudiantes de Chile, combina belleza e inteligencia, rompiendo mitos y ganando adeptos, al punto de perfilarse desde ya como una importante figura política.
Ganar la elección de la Federación de Estudiantes de Chile, la convirtió en la segunda mujer en ocupar la presidencia de la Federación de Estudiantes de la Universidad más importante de Chile en sus 105 años de historia.
Sobre ella ha caído la ira de los más retrógrados y conservadores, desde el instante en que plantó cara al Gobierno Chileno por la justa causa de sus colegas. Ha puesto el dedo en la llaga, no solo en las inquietudes que plantea el modelo educativo de su país, sino en las que afectan a toda la sociedad, convirtiéndose por eso en objeto incluso de amenazas de muerte.
“Se mata la perra y se acaba la leva”
Con esta frase llena de odio una funcionaria del Ministerio de Cultura y secretaria ejecutiva del Fondo del Libro, se refirió a Camila Vallejo. Esto condujo a que Tatiana Acuña Selles, la autora de tal agravio fuera destituida del cargo, luego de que decenas de artistas se manifestaran públicamente en contra de sus comentarios.
Fueron también jóvenes funcionarios quienes circularon la dirección particular y el teléfono de Camila Vallejo, en clara promoción de intimidaciones a su integridad física. Este es solo un ejemplo de tantas amenazas que, fundamentalmente por las redes sociales en Internet, recibe a menudo la líder estudiantil.

Extractado de ECURED

No hay comentarios:

Publicar un comentario